viernes, 15 de febrero de 2008

Crean carro que puede ser conducido bajo el agua

Los suizos han inventado un carro que lo mismo va por tierra que por debajo del agua. Pero, ¿tenían que hacerlo convertible?

Se llama el "sQuba'' y conjura recuerdos del anfibio Lotus Esprit de James Bond en The Spy Who Loved Me . Aquel ficticio vehículo iba por tierra pero, al ser perseguido por los malos en un helicóptero, se lanzaba al agua y se convertía en un submarino, completo con "torpedos‘‘ y "cargas de profundidad''.

El "Q'' no es así.

El carro --que, a diferencia del vehículo de Bond no está artillado-- fue desarrollado por la compañía de diseño suiza Rinspeed Inc., y seguramente hará sensación el mes que viene en el Auto Show de Ginebra.

El director general de la firma, Frank Rinderknecht, un fanático de Bond, confesó haber estado esperando 30 años para recrear el carro que usaba Roger Moore. El sQuba puede ir bajo el agua a una profundidad de 30 pies y tiene motores eléctricos.

Sin embargo, habrá que llevar un traje especial. El carro no tiene techo lo que significa que los dos pasajeros están expuestos a los elementos.

"Por razones de seguridad, hemos hecho el vehículo sin techo para que, en caso de emergencia, los ocupantes puedan abandonarlo rápidamente'', explicó Rinderknecht, de 52 años.

Los pasajeros podrán respirar bajo el agua a través de un tanque de aire comprimido similar al que se usa para bucear.

La máxima velocidad del sQuba en tierra es alrededor de 77 millas por hora (mph), pero ésta baja a 3 mph en la superficie del agua, y a 1.8 mph bajo el agua.

Trabajando con ingenieros, Rinspeed sacó el motor de combustión de un carro deportivo y lo reemplazó por varios motores eléctricos. Hay tres en la parte de atrás: uno propulsa el vehículo en tierra y los restantes alimentan la propela bajo el agua.

"Siempre hemos querido hacer carros que sean escandalosos, que nadie haya hecho antes. Así que pensamos: ‘Hagamos que un carro se zambulla' '', declaró Rinderknecht, cuya innovadora compañía ha hecho carros transparentes, que vuelan y responden a mandos de voz.

La compañía aseguró que el SQuba es el primer carro verdaderamente sumergible. A diferencia de los vehículos militares anfibios, que sólo se pueden manejar lentamente en el lecho de un lago, el sQuba viaja como un submarino, ya sea en la superficie o sumergido.

Rinderknecht indicó que había costado más de $1.5 millones hacer el único sQuba en existencia, y que fue difícil construirlo impermeable y lo suficientemente resistente a la presión como para ser conducido bajo el agua.

Rinspeed está negociando con fabricantes la producción de un número limitado de vehículos. ¿El precio? "Sería más barato que un Rolls-Royce'', afirmó. Un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupe del 2008 vale más de $400,000.


Fuente: El Nuevo Herald


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual