lunes, 18 de agosto de 2008

Qué volqueta tan bonita

La división de camiones de Mitsubishi, Fuso, está revolucionando el mundo del transporte pesado con sus propuestas de vehículos eficaces para el trabajo y amables con el ambiente. Desde el año pasado vende en Japón un híbrido para carga y ahora planea desarrollar este prototipo sobre una volqueta con motores diesel y eléctrico.

Desde hace varios años Mitsubishi Fuso y Daimler Trucks han venido trabajando en la concepción de interesantes productos en materia de transporte pesado. Los primeros frutos de esta alianza se hicieron realidad en un bus para pasajeros y un camión mediano que desde hace un año se vende en Japón y que sorprendieron al mercado por ser vehículos híbridos.

Pero con el Canter Eco D, Mitsubishi no solo se arriesgó en motorización sino que avanzó varios años en diseño y fabricó la volqueta más linda del mundo. Un título más que merecido para las líneas fluidas y armoniosas que hacen de este camión con 'volcó' un prototipo suficientemente capaz de posar al lado de los que tradicionalmente ocupan nuestras páginas y que casi siempre corresponden a bellos autos deportivos.

Basado en el camión híbrido que desde julio de 2007 se vende en Japón, el Canter Eco D es un vehículo con motor diesel de última generación cuya capacidad de aspiración es de 3 litros, doble árbol de levas, 16 válvulas y turbo con intercooler que produce 124 caballos de potencia que se suman a un motor eléctrico de 35 kilovatios, equivalentes a 47 caballos adicionales, y que se mueve por la energía que le genera una batería de ión litio.

Por eso esta volqueta, que se presentó por primera vez en el Salón del Automóvil de Tokio, a finales del año pasado, podría no solo ser la más bella del mundo, sino también la más ¿limpia¿ en materia de emisiones contaminantes, ya que no solo la alta eficiencia del diesel arroja un porcentaje bajísimo de partículas a la atmósfera, sino que también el motor eléctrico es ultradelgado, lo que se convierte en una ventaja en cuanto al peso total, y entra en funcionamiento cuando la volqueta camina a bajas revoluciones o tiene que hacer operaciones de carga y descarga, momentos en los que el consumo de combustible se dispara. A este tipo de tecnología, en la que se puede disponer de cualquiera de los dos motores y combinarse para propulsar conjuntamente en cualquier momento se denomina configuración paralela.

La máxima potencia del diesel entrega 3.200 revoluciones mientras que tiene un torque de 294 Nm a 1.700 vueltas. Esta motorización incorpora las últimas tecnologías como filtro de partículas con lo que es un 46 por ciento menos contaminante y un sistema de recirculación de los gases de escape con lo que se reduce en un 41 por ciento la emisión de los óxidos de nitrógeno.

Como sistema de recuperación de la energía, tiene instalado un sistema que convierte en carga eléctrica la operación de frenado, mejorada en este modelo al ser desconectado el embrague durante la desaceleración. Las baterías de ión-litio no requieren sustitución periódica y su autonomía es alta.

Además, este vehículo tiene una transmisión automática de 12 velocidades, que también puede ser operada manualmente, y puede llevar una carga de hasta tres toneladas.

Mide 3.35 metros de largo y dentro de las diferencias que trae es un sistema de ralentí que detiene el motor automáticamente cuando la transmisión se pasa a neutro y un sistema denominado ¿Ezgo¿ que funciona como una asistencia para bajar terrenos pendientes, para lo cual mantiene el freno conectado incluso después de haber dejado ¿soltado¿ el pedal.

En cuanto a su diseño, Fuso puso un punto muy alto en la categoría de los camiones de trabajo ligero porque sus líneas evocan más a un auto deportivo, de no ser por su tamaño, que a un vehículo para trabajar. Comparado con los aparatos tradicionales la visibilidad en esta volqueta se incrementó, con la expansión del vidrio panorámico y la inclinación de la cabina, que incluso elimina los puntos ciegos en las esquinas frontales. En su fabricación se utilizó grafito para incrementar la dureza de la cabina y se aplicó en la parte posterior del cabezote y en las sillas del conductor y el pasajero.

Como detalles curiosos están el que no cuenta con espejos laterales para movimientos retroceso, carga o descarga, que las puertas se abren haciendo pivote en la parte posterior y no en el frente y que para acceder a la parte mecánica, operación que también suple el motor eléctrico, se adelanta el guardafango delantero para permitir que la cabina se doble hacia delante. La tecnología fue llevada al punto de que para acceder a la cabina tiene un mecanismo que reconoce la huella digital del conductor.

Con el Canter Eco D el uso de combustibles alternativos arrancó de lleno en los vehículos de carga y puede ser que su implementación haga que este tipo de motorizaciones sea cada vez más viable y la ruta para que en el futuro se instalen definitivamente en los carros de consumo masivo.
Visto en. Motor

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual