domingo, 4 de enero de 2009

Tecnología usada por la naturaleza

Navegación por campos magnéticos
La Tortuga Boba, por ejemplo, vive dando vueltas en círculos alrededor del Océano Atlántico. Cada vuelta de 15 mil kilómetros dura 10 años, pero siempre hace el mismo recorrido. Todavía no se sabe exactamente cómo, pero de alguna manera detectan las sutiles diferencias de intensidad del campo magnético terrestre, que es como como una gran huella digital invisible.

Visión infrarroja
Algunas serpientes, como las boas, tienen un órgano especial entre los ojos y las fosas nasales que les permite detectar la radiación infrarroja (el calor) que emiten los otros animales. De hecho, este órgano es estéreo, como los ojos, y le ayuda a determinar con precisión la distancia y la posición de su presa.

Orientación por ultrasonido
Hay animales que pueden emitir un sonido casi inaudible y "ver" con sus oídos cómo rebota en los objetos del mundo. Y mediante una increíble interpretación de ese eco pueden reconstruir una visión detallada del mundo que los rodea, independientemente de la luz que haya, de los obstáculos y los demás límites de la vista, como la distancia, las condiciones climáticas o el amor.

Percepción electrosensorial
Algunos tiburones poseen en la cabeza unos pequeños poros que están rellenos de una gelatina ultrasensible a la electricidad. Como estos canales conducen mejor la corriente eléctrica que el resto de la cabeza, pueden medir la diferencia de potencial que tienen con respecto al cráneo y así percibir la carga eléctrica del agua con una precisión de nanovoltios (5 millones de veces mejor que nosotros).

Codificación ultravioleta
La mayoría de los insectos, algunas aves y algunos reptiles pueden ver directamente la luz ultravioleta, que está fuera del rango de visión del ser humano. Pero lo asombroso de esto no es que puedan verlo, si no cómo estas especies tomaron ventaja "sabiendo" que otros animales no pueden hacerlo.

Por ejemplo, las abejas perciben un mundo increíblemente distinto al que nosotros vemos, ya que según se descubrió hace poco, las flores están "señalizadas" con patrones ultravioletas indetectables para nosotros. Eso les ayuda a saber qué tipo de polen tiene cada una. De hecho, cada flor posee una firma ultravioleta única que las abejas distinguen como nosotros diferenciamos las caras de las personas.
Visto en: Cibermitanios

1 comentario:

  1. Dios te bendiga, veo muy bien tu blog, la naturaleza es nuestro hábitad y tenemos hacer lo posible por convervarlo.

    ResponderEliminar

Deja su opinión sobre este post

Hora actual