lunes, 27 de abril de 2009

El ingenio de una hormiga

Después de avanzar casi un metro con semejante carga, llegó a una especie de grieta, estrecha pero profunda, formada entre dos grandes piedras.
Probó cruzar de una manera y de otra, pero todo su esfuerzo fue en vano. Hasta que por fin la hormiguita hizo lo insólito.
Con toda habilidad apoyó los extremos de la pajita en un borde y otro de la grieta, y así se construyó su propio puente, sobre el cual pudo atravesar el abismo.
Al llegar al otro lado tomó nuevamente su carga y continuó su esforzado viaje sin inconvenientes. La hormiga supo convertir su carga en un puente, y así pudo continuar su viaje. De no haber tenido esa carga, que bien pesada era para ella, no habría podido avanzar en su camino...”
¿Captamos la moraleja?
¡Cuántas veces nos quejamos por el pesado trabajo que llevamos a nuestras espaldas, por los problemas y las pruebas que debemos soportar! Pero sin darnos cuenta que esas mismas cargas, bien tomadas, pueden convertirse en puentes y peldaños que nos ayudan a triunfar. Debemos llevar con valor nuestras cargas para luego convertirlas en puentes de éxito y prosperidad. ¿Estás soportando en este momento algún problema o adversidad? Recuerda que nada conseguirás quejándote o angustiándote.
Compórtate como hormiguita, tiende puentes, pon a funcionar tu imaginación, convierte el trabajo en el puente que te permitirá alcanzar el éxito y el logro de tus más preciados sueños. Si no crees esta historia, hoy o mañana, cuando tengas tiempo, observa a las hormigas y saca tus propias conclusiones. Si ellas pueden, ¿por qué no puedes seguir su ejemplo?
VICTOR RIVAS MARTINEZ
Visto en: El Periodico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual