martes, 7 de abril de 2009

Televisión vs. realidad

David Murcia Guzmán, acusado de lavar activos por medio de DMG y de sus filiales, y hoy preso en La Picota, montó en cólera cuando se vio interpretado en la telenovela Inversiones El ABC, que el Canal RCN lanzó al aire el pasado 24 de marzo. Su molestia se debió no solo a que, a su juicio, el personaje Armando Beltrán Calderón -encarnado por Jimmy Vásquez- proyecta de él una imagen ridícula y que los libretistas se burlan de "la familia DMG", sino a que el canal no hubiera negociado con él los derechos de una historia basada en el auge y caída de su empresa. "La novela de RCN ha robado parte de la historia original -dijo la semana pasada en un comunicado-. Claramente están siendo patrocinados por el Gobierno para confundir a la gente".

RCN, que con esta novela engancha cada noche a cerca de 1,9 millones de televidentes, se ampara en la manida y consabida muletilla según la cual "cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia". Y si bien los libretistas han puesto su cuota de imaginación en algunos episodios, la realidad y la ficción no son pura coincidencia. De hecho, los realizadores buscaron tanto realismo, que prácticamente calcaron las imágenes de Murcia esposado cuando llegó a Bogotá el 20 de noviembre del año pasado, tras ser capturado en Panamá.

Esa escena, sumada a otras situaciones presentadas en forma minuciosa, dejan la sensación que la telenovela relata hechos verídicos. De ahí la polémica que ha desatado y los interrogantes que ha abierto entre los críticos: ¿La telenovela está convirtiéndose en la narración privilegiada de la historia colombiana? ¿Es la telenovela el formato idóneo para hacerlo? ¿Deben los libretistas ir más allá de la re-creación de hechos reales y hacer una interpretación de los mismos?

Leer Artículo Completo: Revista Cambio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual