jueves, 29 de octubre de 2009

Esto es lo que sucede con la línea de emergencia 123

Ojalá nunca tengamos que llegar a esto
Tengo un sueño muy liviano y en una de esas noches noté que había alguien andando sigilosamente por el jardín de mi casa.
Me levanté silenciosamente y me quedé oyendo los pasos que venían de afuera, hasta ver una silueta pasando por la ventana del baño.
Como mi casa es muy segura, con rejas en las ventanas y trancas internas en las puertas, no me preocupé, pero estaba claro que no iba a dejar al ladrón ahí, contemplándolo tranquilamente, entonces llamé al 123 de la Policía e informé la situación y di mi dirección.
Me preguntaron si el ladrón estaba armado, de qué calibre era el arma, si estaba solo, que cómo era físicamente, que si ya estaba dentro de la casa, etc, etc y etc.
Me dijeron que no había ninguna patrulla cerca para ayudar, pero que iban a mandar a alguien en el momento que fuera posible.


Que si pasaba algo: ¡volviera a llamar!!!!!!!!

Minutos después llamé nuevamente y dije con voz calmada:
"Hola, hace un rato llamé porque había alguien en mi jardín, ya no hay necesidad de que se afanen en venir pues yo ya maté al tipo con un disparo de escopeta calibre 12, que tengo guardada para estas situaciones, el tiro se lo pegué en la cabeza y se la volé con la bala y ahora sus sesos están regados por todo el jardín..."

Pasados menos de tres minutos, había frente a mi casa una patrulla de Policía, 8 agentes del DAS, 10 de la Sijin-Sinfin y de la serruchín, 4 de la PM y etc, etc. (Exagero).

Un oficial se aproximó y me dice "Creí que había dicho que había matado a un ladrón". Yo le contesté: "Creí que me habían dicho que no había nadie disponible..."

Reportero ciudadano anónimo

Visto en. El Tiempo  

1 comentario:

Deja su opinión sobre este post

Hora actual