domingo, 28 de marzo de 2010

Aumentan en Colombia las víctimas de la redes sociales

Una menor asegura que fue objeto de abuso sexual por parte de un joven que la contacto y la  sedujo por Internet.

Los padres de una menor de 13 años, residentes en Fusagasugá (Cundinamarca), salieron el pasado martes hacia sus lugares de trabajo, confiados en que ella iría por sus propios medios al colegio en el que cursa octavo grado.


Lo que nunca imaginaron es que la niña tenía una cita en Bogotá, con un hombre que la había contactado a través de Facebook en diciembre pasado.

Un familiar dijo que la menor tomó un bus en la Terminal de Transporte del municipio con destino a la capital, donde un joven, de 25 años, la estaba esperando.


La niña fue trasladada a un apartamento ubicado en un conjunto residencial de Fontibón, según el relato del fiscal que lleva el caso. Todo indica que en ese lugar el joven, en compañía de otros cinco muchachos -entre los que figura un menor de edad- abusaron sexualmente de ella.

Los familiares de la estudiante entraron en pánico cuando la menor no llegó de clases al mediodía. Sólo el miércoles -un día después de la desaparición- la niña logró contactarse con su padre desde el teléfono fijo del apartamento en el que estaba. "Le dijo llorando que fuera a recogerla y se cortó la comunicación", manifiesta la familiar de la niña.


Gracias al rastreo de las autoridades, la Policía llegó hasta un apartamento del occidente de Bogotá, donde estaba la menor en compañía de dos jóvenes. Uno de ellos terminó aceptando que había sido él quien la contactó a través de Facebook y delató a cinco de sus supuestos amigos, que ese mismo día fueron ubicados y llevados a una URI.

La menor, que hasta ayer no había querido someterse al examen de Medicina Legal para determinar si fue objeto de abuso sexual, quedó provisionalmente bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Su mamá sufrió complicaciones cardíacas como consecuencia del drama.

Libres por falta de pruebas

El pasado jueves por la noche, un juez del complejo judicial de Paloquemao dejó en libertad a los jóvenes involucrados en el caso de presunto abuso sexual, pues no encontró méritos para dictarles medida de aseguramiento, decisión que causó indignación entre los allegados a la víctima.


No obstante, los indiciados deben asistir a una próxima audiencia en la que otro juez continuará con el proceso.

Dos casos recientes de contacto a jóvenes por Facebook terminaron en tragedia.

Diana Vargas, de 18 años, asistió el pasado 11 de marzo a una cita programada a través de Internet y dos días después apareció muerta en la vía a La Calera. Por otro lado, un juez condenó a 15 años de cárcel a dos hombres que luego de contactar a una universitaria por medios informáticos la asesinaron dentro de su apartamento en el 2009.


Consejos de la Sijín para utilizar las redes sociales

La principal recomendación de la Unidad Investigativa de Delitos Informáticos de la Sijín Bogotá es que, a través de la configuración de la cuenta, los usuarios permitan el acceso a sus perfiles sólo a personas conocidas y de entera confianza.

No hay que aceptar peticiones de personas desconocidas, pues no hay que descartar que algunas de ellas puedan tener malas intenciones.

Por ninguna circunstancia se deben publicar en la red teléfonos, direcciones e incluso correos electrónicos.

Hay que cambiar periódicamente las contraseñas de correos electrónicos y cuentas de redes sociales, para evitar que personas puedan acceder a ellas. La Sijín aconseja utilizar claves que mezclen números, símbolos y letras en mayúsculas y minúsculas, y que no sean de fácil interpretación.

Las personas que necesiten denunciar un caso, pueden comunicarse al teléfono de la Sijín 2809939. También pueden acudir a una Unidad de Reacción Inmediata (URI).

Visto en: El Tiempo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual