martes, 13 de julio de 2010

Apareció la llave de la urna del Bicentenario

Hace cien años, en la celebración del Centenario de nuestra independencia, el entonces alcalde de Bogotá llenó una urna con elementos de la época y con una clara instrucción: sólo se puede abrir el 20 de julio del año 2010, es decir, dentro de cien años. Y el día llegó. Nadie sabe qué contiene la urna.

El 20 de julio del año 1910, hace un siglo, se distribuyeron tres llaves de la urna: una se le entregó al presidente de la República, Carlos E. Restrepo; otra, al arzobispo de Bogotá, monseñor Bernardo Herrera Restrepo, y la tercera, al notario segundo, Julio Pinzón. El tiempo pasó. ¡Cien años!

A Samuel Moreno Rojas le correspondió ser el alcalde del Bicentenario y abrir la urna. ¡Resulta que las llaves se perdieron!

La Alcaldía entró en contacto con Fichet, fabricante de la urna, y la respuesta fue: «Ya no se fabrican de esas urnas. No hay llaves. ¡Habrá que romperla!»

¡Y la Alcaldía contrató en Francia a los que podrían llamarse «rompeúrnas»!

De pronto hoy, un señor que se identificó como yerno del notario segundo del año 1960, doctor Adolfo Urdaneta Arbeláez, llamo al secretario general de la Alcaldía, doctor Yuri Chillán, y le dijo: «Mi suegro me entregó hace muchos años la llave de la urna, con la instrucción de entregarla a la Alcaldía para ser abierta ¡el 20 de julio de 2010!» ¡Apareció la llave!

Fue cancelada toda la operación planificada para abrir la urna y será abierta con la llave entregada hoy, el próximo 20 de julio a las 7:00 de la mañana, en una ceremonia especial.

Y luego, en la última semana de septiembre, se cerrará la urna que se dejará para ser abierta dentro de un siglo, en el año 2110.

Esta vez a quien le dejaran las llaves?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual