domingo, 12 de julio de 2015

Qué es la reputación online?

Se refiere a cómo son sus actuaciones en el mundo online, como se sienten o son interpretadas por los demás. Se trata de cómo sus mensajes son recibidos por quien los lee y los interpreta.

La reputación online no es solo marketing  o gestión de la información. En la empresa son sus empleados y también es la forma de hacer las cosas.

Sin ir mucho más allá es la forma como sus clientes experimentan su día a día.

Según la  Wikipedia, la reputación online es: el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en la red (Internet) A  diferencia de la marca, que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización.
   
La importancia de la reputación online

1.       Tus clientes están online
2.       Tus productos están online
3.       Quien busca tus servicios y productos están online
4.       Los que están inconformes contigo están online
5.       Tus competidores están online
6.       El futuro de tu empresa o institución esta online.

Cómo gestionar su reputación online?

1.       Cree contenidos de valor
2.       Responda a sus clientes online
3.      Tenga en cuenta las opiniones de sus clientes online
4.     Gestione el posicionamiento de tu empresa en los diferentes buscadores mediante   la utilización de palabras clave
5.      Escucha, comparte, dialoga, construye y explora.


 ¿En caso de una crisis de reputación qué hacer?

Una crisis de reputación en una empresa puede llegar en el momento menos esperado. Una mala decisión, un comentario desafortunado, una imagen, una mala atención a un cliente, cualquier detalle puede hacer que una empresa o institución, pase de ser la más querida, a ser la más odiada. Hoy en día las consecuencias de una crisis de reputación pueden ser garrafales si no se toman las medidas necesarias para solventarla lo antes posible.

En una gestión de una crisis de reputación es muy importante la respuesta oportuna y transparente, aunque muchas marcas no sean conscientes de ello.

Saber escuchar a los consumidores para conocer cuál es el problema y qué es lo que quieren, de forma que se puedan tomar las medidas adecuadas, siempre procurando tener en cuenta las sugerencias del cliente.

Una buena gestión de crisis se puede conseguir con una escucha activa, a través de la monitorización de las redes sociales, pudiendo conocer el problema y actuar en consecuencia.


Recuerde ahora no existen solo los medios tradicionales, cada persona actúa como uno utilizando los diferentes medios online (Redes sociales, blog, interacción en sitios de opinión). Ahora el poder de la comunicación se ha democratizado. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual