lunes, 17 de noviembre de 2008

Lo que se vio en la final de la lucha de las regiones


Un escenario adornado por finos tallos de bambú, cuatro fosas de agua bajo los pies de los concursantes, un puente y una pantalla gigante detrás de Margarita Rosa de Francisco fueron algunos de los elementos que los televidentes vieron en esta final.

No estuvieron solos. Ochenta personas de la producción, entre sonidistas, asistentes de luces, operadores de audio, camarógrafos y asistentes de cámara, trabajaron en llave con director, productor y libretistas. En total, se usaron nueve cámaras en la señal en vivo, 24 micrófonos y 20 luces robóticas.

A las 8:07 p.m. el misterio se acabó cuando la presentadora anunció la manera como se iba a definir el ganador: con los votos de sus compañeros. “Me imaginaba algo así. Estoy contento”, dijo Juan Pablo. “Aquí estoy en el podio. Fue un gran honor ser santandereano en el Desafío”, repuntó Peter.

De nuevo “al aire”, llegó el enlace a Bucaramanga con la casa de los familiares de Peter. Al humilde hombre, una lágrima se le alcanzó a escurrir. A tres señoras, dos de logística y una de audio, también. La imagen de la bebé de Juan Pablo desde Medellín arrancó el suspiro de los asistentes.

Antes de un nuevo corte ingresaron los tres grupos de participantes a sus sillas: cachacos, costeños y vallecaucanos. Con las cámaras fuera del aire por comerciales llegó el festival de abrazos de ellos hacia Juan Pablo y Peter. Hubo más cercanía hacia el antioqueño. Una voz por un altoparlante pidió orden y regresar a sus sillas antes de volver al aire.

El momento decisivo se acercaba y esta vez una nueva orden, detrás de cámaras, llegó. “Por favor rieguen la bola: ojo con el público apenas den el nombre del ganador para que no se vaya encima del ganador”, susurró el encargado de una empresa de logística a sus subalternos. El mensaje pasó de voz en voz.

Llegó la votación, los miles de papeles picados cayendo y la felicidad de Juan Pablo. Una periodista de Noticias Caracol se escabulló del cordón humano en busca de las primeras declaraciones. No calculó que los miles de papelitos blancos cayeron en las fosas de agua. La comunicadora se mojó los pies en busca del ganador.

Los asistentes salieron en orden. Juan Pablo y Peter posaron para las fotos de los asistentes. “Vendido”, “traidor”, fueron gritos destinados a Halen, el participante que tenía en su voto al ganador. Al final se apagaron las luces y el estudio 9, estrenado para esta final, se quedó solo como antes del espectáculo.

Pero algo que se evidenció fue la falta de tolerancia por parte de Halen Castillo integrante de los vallecaucanos, que no perdono la traición por parte de Piter y le cobro esa jugada en este el último juicio del desafió.

Este juego se trataba era de superar esa sed de venganza y volvernos seres tolerantes y con la capacidad de perdonar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual