viernes, 17 de abril de 2009

Qué tal el paseito


Sorprende que un vuelo con 260 personas que partió de Buenos Aires a Miami tuviera que regresar al aeropuerto de Ezeiza, por el escándalo de una de una pasajera, que se encontraba en lamentable estado de embriaguez. La mujer se subió al avión en alto grado de ebriedad, pero aún así continuó tomando durante las tres horas que logró volar la nave. No valieron los esfuerzos de las azafatas ni las atenciones de un médico para calmar a la descompuesta mujer.
Sin desconocer la inadecuada actitud de la pasajera, llama la atención que la aerolínea la dejara subir en semejantes condiciones y que además le brindara licor. Tampoco entendemos que la tripulación no encontrara más solución que el retorno, con el grave perjuicio para los viajeros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja su opinión sobre este post

Hora actual